martes, 17 de febrero de 2015

Si apoya el proceso de paz

Piénselo bien. Antes de apoyar el proceso de paz, antes de votar en las próximas elecciones por políticos cuya más importante, incluso única, bandera son las negociaciones de la Habana, piense bien en los diálogos que se están llevando allá. Tenga en cuenta lo que en realidad se está negociando, no lo que usted se imagina será Colombia luego de los diálogos: un territorio en paz, en el que un grupo de guerrilleros tendrá, a lo sumo, una participación mínima en el Congreso. No, escuche bien lo que los mismos líderes de las FARC comunican en las entrevistas y declaraciones.
Le recomiendo, por ejemplo, que escuche el debate de ayer 16 de febrero en el programa Hora 20 de Caracol Radio. Allí, podrá enterarse  que las FARC, entre muchas otras cosas, consideran que 1. Los crímenes del Estado justifican sus graves crímenes. 2. No van a pagar ningún día de cárcel. 3. No entregarán las armas, sólo dejarán de usarlas en política. 3. Van a hacer parte (quizás mayoritaria, porque los miembros de la Asamblea no serán elegidos por mayorías) del grupo encargado de redactar una nueva constitución. 4. Consideran que no tienen secuestrados. 5. Los militares secuestrados por años por la FARC tienen el mismo estatus que los guerrilleros que se encuentran en las cárceles. 6. Los menores reclutados son pobres huérfanos a los que la guerrilla brindó refugio. 6. Ellos van a participar, con todo su conocimiento, en la modernización delas fuerzas militares de Colombia.
En otras palabras, según las mismas FARC, lo que se está negociando es que uno de los grupos más salvajes y criminales de la historia de Colombia tengan el poder para conservar las armas, redactar la Constitución Política del país, tener absoluta impunidad por su larga historia de crímenes y diseñar la estructura del ejército de Colombia.
Si cree que exagero, lo remito al diálogo que tuvieron ayer en Caracol y verá que esas son las intenciones de las FARC.

Ahora bien, teniendo en cuenta los hechos, que no los sueños, sobre los diálogos de paz ¿Todavía está de acuerdo con ellos?